Teletrabajar en verano

Teletrabajar y verano son compatibles: te contamos cómo

¿Te imaginabas un verano paseando por la playa con mascarilla? La ‘nueva normalidad’ puede ser extraña y, desde luego, nos ha pillado desprevenidos. Para muchas personas, por ejemplo, este año toca trabajar desde casa. Prepara un zumo, un té con hielo, un refresco… Vamos a contarte algunos trucos para que teletrabajar en verano no se convierta en una pesadilla.

El verano suele ser  tiempo de calma. Para muchas personas, se trata del momento del año en el que recargar energía, bajar una marcha en la rutina, descansar algo más y, por qué no, trabajar algo menos. Sin embargo, 2020 es un año atípico. De momento, la ‘nueva normalidad’ ha venido para quedarse. ¿Cómo nos afecta? Un ejemplo claro ha sido el cambio repentino en el método de trabajo para muchos empleados: como apunta este artículo de Cinco Días, en 2019 solo un 4,8% de los trabajadores españoles teletrabajaba, mientras que, durante los meses de confinamiento, la cifra ascendió hasta el 34%

Trabajar desde casa es algo más que una ‘nueva normalidad’. Es un hecho que se ha instalado en nuestra rutina y cuya tendencia seguirá progresando. Sin embargo, muchas personas encuentran dificultades para adaptarse a esta circunstancia. Más aún, si cabe, durante los calurosos meses de verano: calor, espacios no acondicionados, oficinas improvisadas, compromisos familiares, etc. Todo suma. Sin embargo, existen fórmulas y consejos útiles para encontrar una rutina de teletrabajo adecuada durante estos meses de verano

Consejos para teletrabajar en verano

¿Por dónde empezar? El mejor consejo es organización, organización y organización. Dedicar tiempo a planificar y definir una rutina de trabajo es, sin duda, la clave para sobrevivir a un verano de teletrabajo. Si consigues crear un entorno de trabajo adecuado, una buena parte de los problemas se habrá ido.

  1. Organiza tu espacio de trabajo

    Dentro de lo posible, es recomendable elegir un espacio tranquilo en el que instalarte. De hecho, es importante que pueda ser siempre el mismo. Cambiar constantemente el espacio de trabajo puede afectar de forma negativa a tu organización y rutina de trabajo. El sistema ‘un poco aquí y otro poco en el sofá’ no es, en principio, una buena idea. Encuentra un lugar alejado de ruidos, organízalo y utilízalo como lugar de trabajo diario.

  2. Organiza tu espacio de trabajo

    Dentro de lo posible, es recomendable elegir un espacio tranquilo en el que instalarte. De hecho, es importante que pueda ser siempre el mismo. Cambiar constantemente el espacio de trabajo puede afectar de forma negativa a tu organización y rutina de trabajo. El sistema ‘un poco aquí y otro poco en el sofá’ no es, en principio, una buena idea. Encuentra un lugar alejado de ruidos, organízalo y utilízalo como lugar de trabajo diario.

  3. Tu casa no es la oficina

    Una cosa es encontrar una zona en la que poder trabajar y otra, muy distinta, es convertir todo tu espacio personal en una zona de trabajo. Intenta respetar cada espacio y, dentro de lo posible, separar trabajo y vida personal.

  4. La playa y las cafeterías tampoco son oficinas

    Aunque el teletrabajo supone flexibilidad y para algunas personas resulta tentador trabajar desde playas, parques o cafeterías, no es recomendable. Es más interesante utilizar las zonas de ocio para desconectar y encontrar el descanso que necesitas.

  5. Respeta el horario

    Uno de los grandes riesgos del teletrabajo en verano es la procrastinación. Algo así como pensar: hace buen día, voy a dar un paseo y ya haré el trabajo más tarde. Si tienes un horario, es importante seguirlo para mantener la organización. Si no tienes horario, o necesitas flexibilidad por razones personales, el mejor consejo es planificar la jornada y no improvisar.

  6. Descansa y toma el aire

    La recomendación del punto anterior no implica que renuncies a tus descansos. ¡Los necesitas! De hecho, es recomendable aprovechar el buen tiempo para tomarte un respiro o salir a por un café. Es posible que eches de menos la socialización en la oficina y que puedas sentir cierta angustia por el trabajo en solitario. Tomar un descanso, siempre que sea planificado, será clave para teletrabajar de forma adecuada.

  7. Cuidado con las distracciones

    La comodidad de nuestra casa puede incitarnos a todo tipo de distracciones. Sentarnos en el sofá o ver la televisión son dos de las más comunes. Es importante comprender que, lejos de ayudarnos a teletrabajar, esto supone distracciones que pueden hacernos extender la jornada laboral y añadir horas de trabajo innecesarias.

  8. Desconecta

    Si sigues la planificación, te organizas, respetas tus horarios y realizas tus tareas, ¡desconecta cuando termines! Como comentábamos antes, no te lleves el trabajo a la playa u otras zonas de ocio. 

  9. Bloquea tu tiempo de trabajo

    ¿Conoces la estrategia del time blocking? La idea es sencilla: bloquear una cierta cantidad de tiempo para tareas específicas. Esto te resultará muy útil, por ejemplo, si trabajas dentro de un equipo. A través de esta estrategia podrás definir periodos diarios en los que nadie te moleste y puedas centrarte en resolver cuestiones rutinarias como, por ejemplo, responder correos electrónicos

Esta metodología de trabajo te ayudará a mejorar la eficiencia y aumentar el rendimiento. Además, puedes utilizar los consejos de nuestro blog para aprovechar las ventajas de los tableros y calendarios organizativos, algo que, sin duda, te ayudará a definir tu rutina de trabajo y seguir las pautas comentadas antes.

Carreras relacionadas

Experto enTeletrabajar y verano son compatibles: te contamos cómo

Experto en Growth Marketing

Domina las técnicas de marketing que consiguen más usuarios, más ventas y más resultados en tiempo récord. Fórmate para diseñar y coordinar una campaña de marketing orientada al crecimiento.

Experto enTeletrabajar y verano son compatibles: te contamos cómo

Experto en Ecommerce

Aprende a crear y gestionar un negocio de comercio electrónico. Descubre cómo poner en marcha la tienda online y llegar a clientes de cualquier parte y desde cualquier canal a través de una estrategia de marketing.