Alimentación y rendimiento laboral

Mejora tu rendimiento laboral a través de la alimentación

Descubre cómo puedes mejorar tu productividad en el trabajo con una dieta equilibrada y hábitos alimentarios saludables.

Una buena alimentación es la base de una vida sana y, también, de un rendimiento laboral óptimo. Sí, lo que comes y cómo lo comes influye en tu trabajo.

No lo decimos solo nosotros. Hace unos años, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) publicó un estudio en el que revelaba que una alimentación inadecuada podía reducir la productividad hasta el 20%. Si tenemos en cuenta, además, que comer mal puede derivar en enfermedades, dolencias y limitaciones físicas, no extraña que numerosos empresas en todo el planeta intenten inculcar a sus trabajadores hábitos alimentarios saludables.

De hecho, para Jesús Román, presidente del Comité Científico de la Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación, el workplace “es el lugar idóneo para educar al trabajador en buenos hábitos de nutrición”, según recoge Restauración Colectiva. Es más, un estudio llevado a cabo por la compañía ISS Iberia, y del que se hace eco la misma información, señala que al 85% de los trabajadores encuestados le gustaría que su empresa le informara sobre cómo comer sano en el trabajo.

Pero, ¿cuáles son esos hábitos saludables? ¿Qué alimentos mejoran la productividad? No existe una dieta específica para que tu rendimiento laboral en el trabajo sea más alto, pero nutricionistas, médicos y otros expertos en la materia suelen coincidir en las siguientes recomendaciones. 

Hábitos y alimentos para rendir más en el trabajo

1. Olvídate del café a primera hora de la mañana

Ese café que tomas en casa un minuto antes de salir a trabajar o el que pides para llevar en tu camino a la oficina. Cuando el cuerpo despierta, el cortisol, la hormona de la alerta, experimenta un pico que hace innecesaria la cafeína. Es pasadas unas horas cuando el nivel desciende y la pausa del café cobra sentido.

Ten en cuenta que si tomas cafeína cuando no la necesitas lo único que consigues es generar nerviosismo.

2. Desayuna como un rey

Tu cuerpo necesita energía a primera hora, para poder hacer frente a toda una jornada de trabajo. Lo mejor del desayuno es que prácticamente cualquier alimento tiene cabida en él —solo tienes que pasearte por los buffets de algunos complejos hoteleros para comprobarlo—. Cereales, frutas, huevos, leche, queso, jamón, zumo, chocolate, legumbres… y todo lo que se te ocurra.

alimentación saludable

3. Come cinco veces al día y evita las comidas copiosas

Las digestiones serán menos pesadas y te sentirás más ligero para culminar tu jornada. 

4. Regula la ingesta de calorías en función de tu tipo de trabajo

No realizas el mismo esfuerzo físico, ni por tanto consumes la misma energía, en un empleo que te obliga a estar de pie la mayor parte del tiempo que en otro en el que pasas 8 horas sentado frente al ordenador.

Si tu trabajo es sobre todo creativo, necesitas dar relevancia en tu dieta a aquellos alimentos que se relacionan con un buen funcionamiento del cerebro. Aceite de oliva, aguacates, espinacas, frutos secos… son algunos de ellos.

5. Sigue una dieta equilibrada

Sigue una dieta variada, rica en todos los nutrientes esenciales: carbohidratos, proteínas, grasas, vitaminas y minerales. Y, por supuesto, bebe mucha agua. Te ayuda a eliminar toxinas y mantener los resfriados a raya.

6. Almuerza tranquilamente

Tan importante como seleccionar los alimentos que vas a ingerir es cuidar la manera en que vas a hacerlo. Es decir, procura comer en un lugar tranquilo y acogedor, donde puedas desconectar y centrarte en disfrutar de las cosas ricas que tienes en el tupper en lugar de seguir pensando en las tareas que siguen pendientes. Así que olvídate de hacerlo de pie junto a la máquina del café o, peor, en tu mesa frente al ordenador mientras respondes e-mails. Busca una mesa, siéntate y disfruta de la comida. 

La alimentación consciente o mindfoodness reporta, de hecho, otros beneficios como la prevención de la obesidad o de trastornos alimentarios.

Alimentarse es una de las acciones más importantes que realizas todos los días, así que préstale atención. No solo te sentirás mejor y estarás más sano, sino que también serás más productivo. 

Carreras relacionadas

Experto enMejora tu rendimiento laboral a través de la alimentación

Experto en Ecommerce

Aprende a crear y gestionar un negocio de comercio electrónico. Descubre cómo poner en marcha la tienda online y llegar a clientes de cualquier parte y desde cualquier canal a través de una estrategia de marketing.

Experto enMejora tu rendimiento laboral a través de la alimentación

Experto en Growth Marketing

Domina las técnicas de marketing que consiguen más usuarios, más ventas y más resultados en tiempo récord. Fórmate para diseñar y coordinar una campaña de marketing orientada al crecimiento.