Metodologías Ágiles

Las metodologías ágiles funcionan: cómo aplicarlas en tu día a día

Scrum, Kanban, XP… son algunas de las metodologías ágiles que te ayudan a ser más eficiente y conseguir resultados más rápido. No solo en tu trabajo, también en tu día a día. Descubre con ejemplos cómo funcionan.

Seguro que has oído hablar de las metodologías ágiles. Quizá ya sabes que se trata de una forma de trabajar que permite cumplir objetivos de forma más rápida y con mejores resultados. Pero puede que aún no tengas claro en qué se traduce todo esto. Bien, pues aquí tienes un ejemplo.

En tan solo un fin de semana, cinco personas, entre ellas la profesora de Edix Alaitz Benito, han montado una app que te cuenta de manera sencilla qué puedes y qué no puedes hacer durante las fases de desescalada que ha dictado el Gobierno. ¿Cómo lo han hecho? Con metodologías ágiles, por supuesto. 

La app se llama Desescalapp y es, de momento, solo un pedazo de todo lo que pueda llegar a ser: un completo recurso con información sobre la desescalada y el estado de alarma. Pero esa es una de las claves de las metodologías ágiles: ir paso a paso, para poder tener resultados antes de que el proyecto esté terminado. Así, se puede lanzar una app sobre la desescalada justo en el momento en que más interesa, cuando la mitad del país ha entrado en la llamada fase 1 y no tiene muy claro qué está permitido y qué debe esperar.

Las metodologías ágiles son una herramienta indispensable en el nuevo entorno laboral, donde el trabajo en remoto es cada vez más frecuente, los equipos están deslocalizados, la mayoría de procesos son digitales y el talento importa más que nunca. Pero también resultan útiles para tu vida personal, para proyectos entre amigos o para formarte. 

Por eso vamos a contarte cómo puedes aplicar las metodologías ágiles a tu día a día. Pero, primero, un poco de contexto.

Qué son las metodologías ágiles

Las metodologías ágiles son sistemas de trabajo flexibles, que se adaptan a las condiciones del proyecto, asumen cambios durante el proceso y ponen en valor la opinión de todos los miembros del equipo. En consecuencia, generan resultados más rápido y mejor. 

Las metodologías ágiles tienen su origen en el lean manufacturing que desarrolló el fabricante de coches Toyota a finales de los años 70, pero su base se encuentra en el Manifiesto Ágil que preparó un grupo de desarrolladores de software en 2001 con la intención de agilizar la producción en su sector. Son doce principios que se pueden resumir en entregas frecuentes, simplicidad, motivación del equipo y mejora continua

Las metodologías ágiles surgieron ligadas a un producto digital y, hoy en día, son habituales en empresas del ecosistema digital. Las más conocidas son Scrum, Kanban y XP. ¿Sabes en qué consisten?

Tipos de metodologías ágiles

Tipos de metodologías ágiles

Scrum

Los proyectos que se organizan en Scrum se despiezan en tareas pequeñas que se realizan en orden y en períodos cortos de tiempo, de entre dos y cuatro semanas (se llaman sprints). De esta forma, al finalizar cada sprint, se cumple un objetivo y existe un producto que se puede entregar al cliente (la app de Desescalapp se creó en tan solo un fin de semana). La clave de Scrum es la mejora continua, ya que al finalizar cada sprint se repasa entre todos los miembros del equipo qué se ha hecho bien, qué ha fallado y qué se puede mejorar para la siguiente fase. Todos opinan y aportan ideas, es decir, comparten conocimiento.

Kanban

Por su parte, Kaban es un término japonés que significa ‘tarjeta visual’ y consiste precisamente en eso. Los proyectos se despiezan en tareas pequeñas que se distribuyen en un tablero con al menos tres columnas: lo que hay que hacer, lo que está en proceso y lo que ya se ha hecho. De esta forma, el equipo puede visualizar su trabajo y en qué fase se encuentra el proyecto. Así de simple y, al mismo tiempo, así de eficiente, si tenemos en cuenta que procesamos la información visual 60.000 veces más rápido que el texto

Si no tienes una pizarra donde colocar los post-its de colores, no te preocupes, siempre puedes recurrir a Trello.

Programación extrema o XP

Las siglas XP responden a eXtreme Programming, una metodología ágil que se aplica en el desarrollo de software y se caracteriza por la retroalimentación continua entre el equipo y el cliente. El desarrollo es incremental, se hacen pruebas continuamente, se corrigen errores y se trabaja en pares. 

Cómo aplicar las metodologías ágiles a tu día a día

Ahora sí, ¿cuál es la aplicación práctica de las metodologías ágiles? Cualquiera que se te ocurra. Desde lanzar un nuevo producto web para tu tienda de ecommerce hasta organizar una boda, como cuentan en este artículo sobre el caso de una pareja que utilizó Scrum para preparar ese gran día. 

En el mundo empresarial, Zara es uno de los ejemplos de metodologías ágiles más comentado. Como explican en este reportaje de Forbes, la clave de su éxito reside en su rapidez para diseñar, coser y enviar ropa a sus miles de tiendas alrededor del mundo, que le permite mantener controlado el stock (no le sobran prendas). 

En tu día a día, la manera más sencilla de aplicar metodologías ágiles es, quizá, empezar por abrirte una cuenta en Trello. Los post-its en la pared o la agenda funcionan de manera similar, pero no te los puedes llevar contigo si sales de casa, cosa que con Trello sí es posible (es, de hecho, una de nuestras apps recomendadas para una nueva forma de trabajar). 

Comprobar todas tus tareas pendientes de un vistazo, y asignadas a un período de tiempo concreto, te puede ayudar a aprovechar mejor el tiempo y a no dejarte nada en el tintero. Por ejemplo, si estás formándote online, puedes crear un tablero con todos los documentos que necesites leer, los webinars a los que puedes asistir o los deadlines de las tareas. Puedes hacerlo creando una lista por día, por semana o incluso por mes; asignar recordatorios en tu calendario; o compartirlo con otras personas si necesitas, o quieres, trabajar en equipo. Las posibilidades son numerosas. 

Lo mismo si donde necesitas organizarte es en tu trabajo diario: las tareas que tienes que hacer, las reuniones a las que acudir, las entregas, etc.

Por otra parte, una de las características de Scrum son las reuniones diarias que se celebran de pie (stand-ups) y en las que el equipo se pone al día. Algo similar puedes hacer con tus proyectos personales, tu formación o tu tareas en la oficina: pregúntate todos los días qué tienes qué hacer y, sin más dilación, ponte a ello. 

Alaitz Benito y su equipo han podido montar una app sobre la desescalada en un fin de semana. Imagina todo lo que puedes hacer tú si aplicas las metodologías ágiles en tu día a día.

Carreras relacionadas

Inicio inmediato
Experto en

Experto en Digital Content

Adquiere la formación y práctica necesarias para implementar una estrategia de contenidos de principio a fin, desde el storytelling hasta el análisis de resultados. Conviértete en un especialista en formatos y contenidos pure digital.

Inicio inmediato
Experto en

Experto en Gestión Digital del Talento

Descubre cómo utilizar la psicología y la tecnología para potenciar y desarrollar el talento en todo tipo de organizaciones. Sabrás cómo ayudar a las personas a ser mejores profesionales en un entorno laboral cada vez más competitivo e incierto.