claves de la metodología Agile

El abc de la metodología Agile

La metodología Agile es mucho más que un sistema para desarrollar proyectos de forma eficiente, es una filosofía de trabajo. Por eso no hay una única manera de ponerla en práctica. Scrum, Kanban, Extreme Programming… son algunas de las conocidas como metodologías ágiles que están más extendidas en el mundo profesional. Pero para ser ágil, y productivo, y sentirte motivado, no necesitas elegir una. Basta con seguir una serie de principios. ¿Quieres saber cuáles?

Trabajar en Agile significa, a grandes rasgos, hacerlo de forma transparente, flexible y con el foco puesto en la mejora continua. ¿Ya está? Uy, no, hay más chicha. Lo primero es contestar a la pregunta:

¿Qué es la metodología Agile y de dónde viene? 

La metodología Agile es una forma de trabajar para desarrollar un proyecto de forma eficiente. Surgió en 2011, como alternativa al método que empleaban la mayoría de los desarrolladores de software por entonces. Este sistema, de cascada o waterfall, dividía el proyecto en fases secuenciales, de modo que cada etapa empezaba cuando finalizaba la anterior. ¿Y qué hay de malo en esto? Pues que cualquier error detectado en una de las fases obligaba a ir hacia atrás y, quizá, cambiar todo el programa o incluso empezar de cero. 

Hasta que un grupo de desarrolladores pensaron basta y se encerraron en un resort de las montañas de Utah para dar con una nueva metodología que les ayudara a ser más productivos. Escribieron el Manifiesto Ágil y sentaron, quizá sin saberlo, la base del método de trabajo preferido de los Digital Workers. Es más, hay quien asegura que vivimos en la era Agile. Argumentos no le faltan

La historia del encuentro en Utah quizá te suene. Nos has pillado. Ya la mencionamos cuando repasábamos algunas de las metodologías ágiles que puedes aplicar en tu día a día. Y es que, desde que estos 17 gurús firmaron el manifiesto, el adjetivo ágil describe prácticamente cualquier método de trabajo que fomente la transparencia, la flexibilidad y la mejora continua. Pero, insistimos, hay más aparte de estas tres características. 

En otras palabras, no existe una única manera de ser ágil, pero sí una serie de principios que todas las metodologías respetan. Y son la razón de que tú y nosotros estamos aquí ahora. ¿Los vemos?

Las 6 claves de la metodología Agile

Los ideólogos de la metodología Agile desgranaron este nuevo sistema de trabajo en cuatro ideas fundamentales:

  • Individuos e interacciones, más importantes que procesos y herramientas.
  • Software funcionando, prioritario a documentación extensiva.
  • Colaboración con el cliente, mejor que negociación contractual.
  • Respuesta ante el cambio, antes que seguir un plan.

En Edix vamos a descifrarlo en seis conceptos. No importa si trabajas en Scrum, en XP, o incluso si eres la única persona en el proyecto y acabas de abrir tu primer tablero en Trello. Esto es lo que debes tener en cuenta para ser ágil y eficiente, sea cual sea tu sector: el abc de la metodología Agile.

Mejora continua

Norma number one. ¿Que una parte del diseño original no funciona? Pues se cambia. ¿Que lo que estaba acordado no encaja con lo que necesitan hoy los clientes? Pues se cambia. Sin problema. Sin miedo. Siempre que exista posibilidad de mejora, hay que aprovecharla. Es decir, hay que ser flexible. Una modificación con fundamento puede repercutir en un mejor producto, un cliente más satisfecho, una valoración de la marca más positiva…

Transparencia

Los equipos ágiles suelen mantener reuniones frecuentes –a veces son incluso diarias, como por ejemplo, en Scrum– para que todos los implicados sepan en qué punto se encuentra el proyecto. Cuánto se ha avanzado, qué está funcionando bien, qué da problemas. De este modo se consiguen varios objetivos: corregir errores, reasignar recursos, mantener al equipo motivado… y, también, recibir feedback. 

Feedback

Porque el feedback es otra de las cualidades de la metodología Agile, y llega por varias vías. Por ejemplo, el feedback que aporta al cliente cada vez que recibe una actualización del producto, que suele ser cada dos semanas. O, también, las propuestas que hacen los miembros del equipo sobre el proyecto y la propia metodología de trabajo. Como señalaron en su momento los creadores de Agile, las personas, y su talento,son el recurso más importante

Multidisciplinar

Para poner en marcha un producto digital, uno de los sectores donde más y mejor se aplican las metodologías ágiles, se necesitan diseñadores, ingenieros, creadores de content, especialistas SEO… en definitiva, un equipo multidisciplinar. Y es que, con la puesta en común de diferentes especialidades y, por tanto, de distintos puntos de vista, el resultado suele ser mejor. Juntos, más fuertes.

Simplicidad

Una de las normas de Agile es menos, es más. ¿Reconoces las siglas MVP? Significan producto viable mínimo –Minimum Viable Product–, es decir, la versión más pequeña del producto que puede ser lanzada. En el caso de un ecommerce, podría ser la web con la home, un Quiénes Somos y un mensaje de Catálogo en construcción. En el caso de una app de mapas, una versión limitada a una zona concreta. Fijar un MVP es la alternativa perfecta a la versión completísima de software que entregaban los desarrolladores después de dos años cuando trabajaban en cascada, y que, a veces, ya no valía (algo fallaba, llegaba demasiado tarde…).

Agilidad

Esto… es una obviedad, ¿no? Puede ser, pero no está de más recordarlo. Para trabajar en Agile hay que ser ágil. Es decir, hay que reducir al mínimo las tareas que suponen una pérdida de tiempo, eliminar todo aquello que no aporte valor… Pero, oye, ser ágil no tiene por qué significar ser rápido. Da igual que tardes dos semanas o dos meses, lo importante es que tu tiempo de trabajo sea productivo.

Ahora que ya conoces el abc de la metodología Agile, ¿empezamos? Si tu sueño es diseñar un producto digital, con nuestra carrera de Digital Product Manager profundizarás en este sistema de trabajo y, lo que es mejor, ¡lo pondrás en práctica! Y si trabajas o quieres trabajar en cualquier otra especialidad, también te resultará útil. Ya sabes lo que dicen, vivimos en la era del Agile.

Las claves de la metodología Agile

  1. Mejora continua

    Hay que ser flexible

  2. Transparencia

    Que todos los implicados sepan en qué punto se encuentra el proyecto

  3. Feedback

    Cada vez más importancia al feedback del cliente

  4. Multidisciplinar

    Equipo potente , diseñadores, ingenieros, creadores de contenido, expertos SEO..

  5. Simplicidad

    Recuerda.. menos, es más

  6. Agilidad

    Reducir al mínimo las tareas que suponen una gran pérdida de tiempo

Carreras relacionadas

El abc de la metodología Agile

Digital Product Manager

Coordina el equipo que pone en marcha un producto digital. Asigna roles, supervisa procesos y aplica metodologías para ser más productivos.

Experto enEl abc de la metodología Agile

Experto en Gestión Digital del Talento

Descubre cómo utilizar la psicología y la tecnología para potenciar y desarrollar el talento en todo tipo de organizaciones.