esports

Los esports cobran protagonismo: la competición deportiva ahora es virtual

Con la suspensión de ligas, torneos, campeonatos e incluso los Juegos Olímpicos, la emoción del deporte ha pasado del estadio a los mandos del videojuego. Los esports crecen en seguidores e incorporan un aliciente extra: las grandes figuras del deporte profesional también quieren jugar.

El sector de los deportes electrónicos generó unos 35 millones de euros el año pasado, solo en España. Además, cuenta ya con 2,9 millones de entusiastas declarados en nuestro país.

Son los datos del anuario que ha publicado la Asociación Española de Videojuegos (AEVI) y que, si se cumplen las previsiones, mejorarán de forma notable en 2020.

Y es que la pandemia del coronavirus que ha obligado a cancelar o aplazar competiciones deportivas a lo largo y ancho del planeta, desde la Liga y la NBA hasta la Eurocopa y los Juegos de Tokio, ha propiciado al mismo tiempo el auge de los esports

Era lo esperado. Al no poder asistir a los partidos o carreras ni verlas por televisión, muchos han recurrido a los esports para calmar el gusanillo de la emoción del deporte. Hasta dónde llegue ese incremento de la audiencia está por ver, pero de momento las cifras son muy positivas para el sector. 

Por ejemplo, según los datos de Stream Hatchet que recoge la agencia Play the Game, del 9 al 22 de marzo la audiencia de los canales en español de Twitch, la principal plataforma en streaming de esports, aumentó el 32% con respecto a una semana antes. Y, si comparamos los datos con las mismas fechas del año anterior, el incremento es del 150%. 

Es más, Twitch ha alcanzado su nuevo récord de audiencia en España durante el confinamiento. 238.000 espectadores que no quisieron perderse la final de la Superliga Orange de League of Legends entre Vodafone Giants y Movistar Riders (ganaron los primeros). 

Más tiempo en casa implica más tiempo para jugar a esports o seguir las gestas de los gamers más populares. Pero hay algo diferente en estos tiempos del coronavirus que podría suponer a largo plazo un gran impulso al sector. Las grandes figuras del deporte profesional —futbolistas, baloncestistas, pilotos de Fórmula 1…— se han pasado también a los deportes electrónicos. 

Nuevos protagonistas en los esports

No hablamos de que los profesionales del deporte hayan descubierto los esports —muchos ya se habían fijado en ellos como aficionados o incluso como empresarios—, sino de que se han volcado en ellos para de alguna forma seguir entrenando y, sobre todo, generando contenido para sus millones de seguidores. Es decir, el aficionado que no puede ver a su deportista favorito en televisión, ahora puede verle competir a los mandos del FIFA. La pasión por el deporte se ha transformado en pasión por el deporte electrónico. 

Por ejemplo, LaLiga Santander Challenge. Surgió de forma espontánea tras un enfrentamiento en FIFA entre un jugador del Sevilla y otro del Real Betis, y acabó convirtiéndose en un comentadísimo torneo solidario en el que participaron 18 clubes de Primera —solo fallaron el FC Barcelona y el RCD Mallorca por motivos de patrocinio— y que logró recaudar unos 180.000 euros para la lucha contra el Covid-19. En el torneo, que fue seguido por alrededor de un millón de espectadores, un solo jugador representaba a cada equipo. Ganaron Marco Asensio y el Real Madrid.

En realidad, cada vez son más los torneos virtuales en los que compiten los que fueran protagonistas en los estadios. Que si un campeonato entre las peñas federadas del Dépor, que si otro entre los equipos de LaLiga SmartBank, que si uno más entre representantes de los medios de comunicación… 

Este fenómeno se repite en todo el mundo y en infinidad de disciplinas. La Bundesliga alemana ha organizado un campeonato virtual con sus principales equipos; en Estados Unidos las estrellas de la NBA compiten en el juego NBA 2K20; Charles Leclerc se sube al podio de la Fórmula 1 virtual; y Nadal y Murray participan, junto a otros grandes nombres del tenis mundial, en el Mutua Madrid Open Virtual Pro

Se trata de iniciativas solidarias, la mayoría de ellas, que suponen una oportunidad para ver la otra faceta deportista de las estrellas. En este contexto, crece también el interés de las marcas por hacerse un hueco en el sector de los esports.

Los deportes electrónicos despiertan cada vez mayor interés

Mark Zuckerberg es especialista en no quedarse fuera. Lo demostró cuando compró WhatsApp, el referente de la mensajería instantánea, o Instagram, la red social que más crece. Y lo demuestra una vez más ahora, al lanzar Facebook Gaming dos meses antes de lo anunciado —la esperábamos en abril—. Con esta app para ver esports en streaming y que además incorpora juegos instantáneos, Facebook busca hacerle competencia al canal Twitch.

Otro gran nombre que, durante esta pandemia, ha hecho público su interés por los esports es BMW. El gigante del motor patrocinará hasta cinco grandes organizaciones internacionales que compiten en juegos como League of Legends, Fortnite o Hearthstone. 

Los esports son mucho más que una forma de entretenimiento —la preferida del ocio audiovisual, según el estudio de la AEVI—. Suponen una opción de futuro profesional tanto para los gamers y los coach como para los apasionados del marketing. Patrocinios, torneos, miles de seguidores en redes sociales… y ahora, además, la presencia de las grandes figuras del deporte profesional a los mandos. El futuro de los esports es cada vez más prometedor.

Carreras relacionadas

Experto enLos esports cobran protagonismo: la competición deportiva ahora es virtual

Experto en Growth Marketing

Domina las técnicas de marketing que consiguen más usuarios, más ventas y más resultados en tiempo récord. Fórmate para diseñar y coordinar una campaña de marketing orientada al crecimiento.

Matricúlate
Experto enLos esports cobran protagonismo: la competición deportiva ahora es virtual

Experto en Social Media Data

Conoce las técnicas para captar y analizar datos en redes sociales y convertirlos en propuestas de valor para tu empresa. Como profesional de social media data te formarás en escucha activa, extracción de datos, técnicas de machine learning y elaboración de reportes.