Emprendimiento femenino

27 · 08 · 2021

El impulso del emprendimiento femenino

El emprendimiento femenino sigue cogiendo fuerza, y cada vez más mujeres deciden llevar las riendas de su propio negocio. Sin embargo, aún hay muchos obstáculos que les impiden cumplir su sueño. En este post te contamos cuáles son, qué podemos hacer para evitarlos y casos de éxito de emprendimiento femenino que pueden servirte tu inspiración.

Emprender es una actitud. Concretamente, una actitud de cambio y de voluntad de transformar el entorno: puede significar que pongas en marcha una nueva empresa, pero también que aportes una idea innovadora o generes un nuevo proceso productivo o modelo de negocio dentro de una organización ya existente. Emprender, y hacerlo en el mundo digital, puede ser apasionante, también puede llenarse de baches, sobre todo si eres mujer.

¿Por qué decimos esto? Porque las estadísticas y el propio contexto empresarial reflejan las dificultades que encuentran las mujeres a la hora de lanzar su propio negocio o idea. Aunque hay intención y potencial para emprender por su parte, pero el bajo nivel de desarrollo del ecosistema digital femenino y la brecha de género frenan el avance hacia una situación más igualitaria respecto al emprendimiento masculino.

Las cifras hablan por sí solas

Según el mapa de emprendimiento 2020 realizado por Spain Startup-South Summit, tan solo el 18% de las startups a nivel mundial son fundadas únicamente por mujeres, y el 41% cuentan con al menos una mujer emprendedora dentro de su equipo fundador.

Por otro lado, el estudio Global Entrepreneurship Monitor (GEM) 2020/2021, que analiza las brechas de género existentes en las iniciativas empresariales, refleja que en todas las grandes regiones del mundo (distingue siete, en las que incluye 59 países), la tasa de actividad emprendedora TAE femenina (Total Entrepreneurial Activity-TEA) es inferior a la masculina.

En algunos países de los analizados, la tasa TEA femenina se sitúa por encima de la masculina: hablamos de Angola, Togo, Indonesia, Kazajistán, Omán y Arabia Saudi (sí, ninguno de ellos europeo). Por lo tanto, tan solo en una décima parte de los 59 países analizados, el emprendimiento femenino se sitúa por encima del masculino.

Pero ojo, para no caer en análisis superficiales, además de observar cifras, debemos fijarnos en el tipo de emprendimiento de las mujeres: sigue habiendo más presencia femenina en las carreras y proyectos relacionados con cuidados y lo ‘social’, mientras que en las de perfil tecnológico siguen predominando los hombres.

Y, llegados a este punto, no hace falta decir que no es lo mismo emprender en un sector que en otro: los salarios y márgenes de beneficio no son los mismos, las condiciones laborales y el nivel de innovación tecnológica tampoco… y ahí es donde la brecha de género queda más patente.

Formación de mujeres para reducir la brecha de género

¿Qué problemas afronta la mujer emprendedora?

Para entender por qué la tasa de emprendimiento femenino es menor a la masculina hay que, una vez más, echar mano de estadísticas y, sobre todo, de reflexión. Sí, porque, muy probablemente, tenemos alguna amiga o familiar que ha querido emprender pero no ha contado con apoyo suficiente, o que, una vez lo ha hecho, ha tenido que abandonar.

Según el estudio El emprendimiento digital femenino en España: situación y prospección, los mayores retos para aquellas mujeres que deciden convertirse en emprendedoras digitales son:

  • La falta de fondos al inicio de su proceso de emprendimiento.
  • Un marco legal complicado.
  • Conocimientos insuficientes sobre creación y gestión de empresas.

Según este estudio, y en relación al contexto de emprendimiento en España, las startups fundadas por mujeres operan en una amplia variedad de sectores: desde consultoría, pasando por educación, movilidad, sostenibilidad o Fintech e industria 4.0. Destacan en estas iniciativas el uso de tecnologías disruptivas como la inteligencia artificial (21%), el big data (19%) y aplicaciones web (10%) seguidas por blockchain, robotización y desarrollo de software, con un 6% cada una. 

Por lo tanto, vemos que, a pesar de los obstáculos que las mujeres en España encuentran para emprender, llegan a hacerlo por, principalmente, las siguientes motivaciones:

  1. Identificar una oportunidad en el mercado.
  2. Buscaba una mayor autonomía (ser mi propia jefa).
  3. Para conciliar mejor la vida profesional y la familiar.

Observamos, en definitiva, que el motor para emprender de muchas mujeres se relaciona más con identificar una oportunidad, y no tanto con cubrir una necesidad. Además, el deseo de una mayor autonomía y la urgencia de conciliar trabajo y familia, deja entrever una cuestión en la que tenemos que pararnos para entender la situación de la mujer a la hora de emprender: el análisis de género.

El impulso necesario

Emprender requiere mucho esfuerzo y mucho tiempo, y esto es lo que hace que algunas mujeres se bajen del barco del emprendimiento a veces incluso antes de zarpar. ¿El motivo? No podemos obviar que, a menudo, los estereotipos y roles de género siguen dejando recaer en la mujer responsabilidades asociadas a las tareas domésticas y de cuidado familiar. Pero, aunque de suficiente peso, este solo es un motivo más que se suma a los que ya hemos citado.

Por ello hablábamos de la necesidad del análisis de género, porque este es el que nos permite identificar las relaciones que se establecen entre hombres y mujeres, y apreciar obstáculos estructurales que puedan sufrir estas, así como avanzar hacia la igualdad de trato y oportunidades. Y esto solo se consigue adoptando perspectiva de género. ¿Y qué hay que hacer para conseguirlo?

  • Facilitar el acceso de las emprendedoras a redes de inversión: potenciar redes de networking, que permitan a las emprendedoras crear núcleos de apoyo y sinergias; así como fomentar la creación de asociaciones y ferias relacionadas con el emprendimiento digital femenino. Además, unas podrían convertirse en business angels de otras.
  • Ofrecer formación accesible y de calidad: es fundamental que las mujeres puedan contar con una oferta amplia, de calidad y accesible que contribuya a asentar un ecosistema digital femenino sólido. Además, resulta clave que desde los propios centros formativos se deje de lado la idea de que ‘emprender y los negocios son cosa de hombres’.
  • Fomentar el liderazgo femenino y empoderamiento de la mujer: muy ligado con el punto anterior, es necesario promover la participación de mujeres en el emprendimiento del entorno digital, así como en procesos de decisiones y acceso al poder.
  • Promover ‘role models’ – referentes femeninos de éxito: para trabajar sobre la cultura del emprendimiento femenino es imprescindible que se conozcan casos de éxito que sirvan de inspiración para otras mujeres y que las hagan confiar en sus propias capacidades. La visibilización y apoyo a mujeres emprendedoras es lo que podría llevar a muchas a decir ‘si ella pudo, yo también podré’.
  • Apoyar la conciliación: la mujer no tiene que cargar ella sola o en gran medida con el trabajo que conlleva ocuparse de un hogar y de una familia. Hay que buscar alternativas y, en este camino, han surgido, por ejemplo, las parenttech (startups de base tecnológica que proveen servicios para posibilitar la conciliación familiar).
Mujer y tecnología

Grandes proyectos online creados por mujeres

Como ocurre en muchas ocasiones, lo que no se visibiliza no existe. Por eso, es importante dar a conocer la experiencia de mujeres que han decidido emprender. ¿Necesitas inspiración? Sigue leyendo.

  • Ainhoa Cid del Valle: esta joven emprendedora es cofundadora y CEO de la empresa KARTEN Space. Situada en el Parque Tecnológico de Álava, es una startup que desarrolla nanosatélites para la observación de la Tierra. 
  • Andrea Giannone: esta venezolana afincada en España es cofundadora y CEO de Filmarket Hub, el marketplace cinematográfico online más grande de Europa y Latinoamérica que conecta a los creativos con productores e inversores de todo el mundo.
  • Luz Rodríguez: esta doctora en ingeniería química es la fundadora de NEHCAA Jewelry, la primera marca de joyas artesanales y sostenibles diseñadas y producidas en España. Trabaja con la certificación Fairmined, que garantiza que los metales preciosos usados para la fabricación de joyas han sido extraídos de forma justa, responsable y sostenible.
  • Clara Torrijos: especializada en la psicología aplicada a la tecnología, su pasión la ha llevado a crear GoKoan, una herramienta digital de enseñanza y aprendizaje que optimiza el tiempo de estudio.
  • Paola Tellez: fundadora y CEO de Impact Minds, una startup que promueve el entrenamiento del bienestar psicológico y emocional como estilo de vida. Es directora de Transformative Technology Community, una comunidad de defensores de la salud mental que busca la innovación en la atención sanitaria a través de la tecnología.

Si estás dándole vueltas a un proyecto que te llena de ilusión, recuerda que siempre hay alguna forma de hacerlo realidad. El mundo necesita más mujeres emprendedoras. ¿Serás tú una de ellas?

El artículo El impulso del emprendimiento femenino fue escrito el 27 de agosto de 2021 y guardado bajo la categoría Responsabilidad Social. Puedes encontrar el post en el que hablamos sobre El emprendimiento femenino sigue cogiendo fuerza y cada vez más mujeres deciden llevar las riendas de su propio negocio. Descubre qué retos les esperan. bajo las siguientes etiquetas Brecha de género, Condiciones laborales, Emprendimiento.

Nuestras carreras

Estamos creando emprendedores digitales. ¿Quieres serlo tú? Te formarás en habilidades prácticas para convertir una idea en un negocio digital viable. Sabrás cómo hacer realidad tu sueño de emprender.

-15% hasta el 30 de septiembre Más info

Descrubre todas nuestras carreras

Alianza STEAM

19 · 04 · 2021

Edix se suma a la Alianza STEAM para impulsar el talento de las mujeres

Queremos más científicas. E ingenieras. Y matemáticas. También más expertas en programación, datos y herramientas tecnológicas. Por eso nos hemos unido al proyecto del Ministerio de Educación y Formación Profesional para promover el aprendizaje de las disciplinas STEAM entre las mujeres. Niñas en pie de ciencia, se llama. Si aún te estás preguntando por qué es necesario, sigue leyendo.

Formación TIC para adultos

18 · 03 · 2021

Formación y herramientas TIC en adultos para superar la brecha digital

Hablar con el abuelo por videollamada está muy bien, pero ¿quién le enseña a utilizar Zoom? ¿O a hacer gestiones con el banco desde el móvil? ¿O a abrirse una cuenta en Instagram? Formar en herramientas tecnológicas es fundamental para reducir la brecha digital entre generaciones. Te contamos cómo se consigue y, además, te hacemos un spoiler: tenemos nueva formación a punto de salir del horno...

Formación de mujeres para reducir la brecha de género

05 · 03 · 2021

La educación es clave para afrontar la brecha digital de género

Formarse como Digital Worker es un paso para reducir la brecha entre hombres y mujeres en el mundo laboral. Y no, no lo decimos solo nosotros. Formación en profesiones digitales, práctica y, sobre todo, flexible, que permite que cada vez haya más especialistas en CRO, SEO o responsables de producto. Y sí, ¡también CEOs! Además, este mes de marzo en Edix, las mujeres tenéis una promoción especial.

gastos por teletrabajo

24 · 11 · 2020

Teletrabajo: ¿quién paga la luz, internet y el equipo?

Ya no es algo informal. El teletrabajo hoy es ya una realidad, una modalidad regulada jurídicamente. ¿Qué significa esto? Muy sencillo: existen unos criterios específicos que definen qué es y qué no es el teletrabajo. Unos criterios de los que, además, dependen cuestiones como quién paga la luz, internet o el equipo. Coge papel y boli y apunta, ¡te damos todas las claves!